Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/_db_backups/wp-admin/maint/page.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 8

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/_db_backups/wp-admin/maint/page.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 8

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/6/f/include.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 11

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/6/f/include.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 11

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/d/0/options.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/wp-config.php on line 10

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/d/0/options.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/wp-config.php on line 10

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/wp-content/themes/twentytwelve/template.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/wp-settings.php on line 331

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/wp-content/themes/twentytwelve/template.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/wp-settings.php on line 331
Biblia, Ciencia, Fe y Fin del Mundo. - Osiris de Leon

Biblia, Ciencia, Fe y Fin del Mundo.

By Alvin Osiris d León Melendez - Jue Feb 09, 2:56 pm

 Constantemente escuchamos y leemos múltiples debates entre académicos y religiosos que se disputan la posesión de una razón que es buscada entre una antigua Biblia escrita y leída con mucha fe, o en una ciencia moderna que cada día avanza aceleradamente buscando descifrar los códigos secretos ocultos en las estructuras celulares de los seres vivos.

Al correlacionar los textos bíblicos escritos hace tres mil quinientos años, unos; y casi dos mil años otros, con las interpretaciones muy particulares que durante décadas han hecho muchos predicadores, que con buena intención, o sin ella, hacen anuncios apocalípticos sobre el fin del mundo, nos encontramos con discrepancias profundas entre ciencia y fe.

La Biblia en sí no es un libro apocalíptico, son algunos profetas fanáticos los que han interpretado el Apocalipsis como el fin del mundo, para crear terror en la feligresía y tenerlos bajo su control.

Es lo mismo que ocurre con la Constitución y las leyes, donde cada abogado, cada juez y cada fiscal, tienen su propia interpretación de un texto legal moderno que ha sido escrito en el mismo idioma, en la misma época y en la misma cultura, y muchas veces no hay forma de poner de acuerdo a dos abogados respecto a la interpretación de una misma ley moderna.

Y si eso ocurre con los textos modernos, imagínese usted un texto escrito hace miles de años, en diferentes épocas separadas por más de mil quinientos años, y escrito por diferentes autores, desde Abraham y Moisés (viejo testamento), hasta Mateo y Juan, entre muchos otros (nuevo testamento), en idiomas diferentes, con múltiples traducciones, donde cada traductor ha interpretado en su propio estilo, y en base a su conocimiento de esa sociedad y de esa fe, y donde la visión del mundo era muy distinta a la visión del mundo de hoy.

Pero sin caer en anacronismos, ni en dogmatismos, ni en fanatismos, la Biblia sigue siendo el libro por excelencia para construir un verdadero puente conceptual entre la ciencia y la fe, un puente antropológico entre el pasado y el presente de la humanidad, un puente cultural que lleva a los orígenes del cristianismo en Galilea, Samaria y Judea, un puente histórico que nos lleva a conocer la pasada visión “simplificada” del Génesis sobre la creación del mundo en seis días, cuando en realidad han sido 4,567 millones de años, una explicación dogmática de un diluvio universal generado por lluvias e inundaciones de zonas bajas, o la destrucción de Sodoma y Gomorra con fuego, y que pudo ser una tormenta con rayos y granizos caídos sobre techos de paja.

La Biblia nos describe en el libro del Éxodo la cultura faraónica y esclavista de un imperio egipcio que subyugaba al pueblo hebreo, en Pi Ramsés, hasta que, después de sufrir los estragos de las diez plagas, Ramsés dejó que Moisés guiara a su pueblo hebreo en su salida a través de los pantanos bajos septentrionales del mar Rojo para luego vagar a través del desierto del Sinaí.

Sin embargo, el cineasta Cecil B. De Mille, para poder hacer en el año 1955 una narrativa adecuada para su obra maestra “Los Diez Mandamientos” tuvo que mezclar el libro del Éxodo, con los antiguos textos escritos por Philo y Josefo y así transformar el Éxodo es una hermosa narrativa histórica, más que una narrativa de fe, por  que cada plaga descrita en el Éxodo tiene hoy una explicación científica que no tiene porqué enfrentar la fe de ese entones.

La Biblia es un puente que permite conocer los viajes de Pablo a través del mar Mediterráneo hasta llegar a las islas griegas y turcas donde sembró las primeras semillas del cristianismo en medio de un árido desierto de fe donde todo cristiano era perseguido y eliminado por el imperio romano, y aunque originalmente Pablo era un hombre perseguidor de cristianos, supo convertirse al cristianismo en un claro ejercicio de fe y supo predicar convincentemente su evangelio hasta llegar a ser decapitado por órdenes del imperio romano.

Pero la decapitación de Pablo no logró decapitar la rápida expansión del cristianismo en los territorios dominados por el poderoso imperio, y la fe terminó imponiéndose sobre el imperio.

Basta llegar hoy día a las cuevas artificiales excavadas por los primeros cristianos en las suaves rocas volcánicas de Capadocia, Turquía, para ver, como hemos visto,  cómo vivían ocultos bajo el subsuelo aquellos primeros cristianos que salieron huyendo de Jerusalén, cruzaron Tiro, Sidón, Antioquía y Tarso, y llegaron a Capadocia para salvar sus vidas de la persecución de un cruel gobernador romano, y  entonces  saber bajo qué condiciones fueron escritos aquellos primeros textos bíblicos, algunos de los cuales son parcialmente coincidentes con los textos de los rollos encontrados en el mar Muerto. Algunos textos de ayer deben ser adaptados al mundo de hoy.

Ciencia y fe son parte de una cadena de conceptos que explican, desde sus respectivas ópticas, y en diferentes momentos culturales,  la creación del universo y la evolución por adaptación a cambios de clima por glaciaciones o por vulcanismo, adaptación orgánica por cambios de presión y cambios de temperatura entre las zonas altas y las zonas bajas, cambios de color por cambios en los niveles de radiación solar fruto de cambios de latitud geográfica donde se vive.

Desde sus orígenes los seres humanos han tenido que migrar buscando agua, buscando alimentos y buscando mejores condiciones de vida, y esas migraciones en busca de nuevos hábitats han expuesto a los seres humanos a diferentes condiciones climáticas que han obligado a producir los cambios orgánicos para la adecuada adaptación a la presión, a la temperatura, al nivel de radiación solar, al contenido de oxígeno en el aire, al nivel de humedad, etc., etc. Y esa capacidad de adaptación vino en las células originales procariotas y eucariotas, las que han evolucionado para adaptarse al medio ambiente, y eso es lo que tratan de explicar la ciencia y la fe, pero desde diferentes planos.

La verdadera ciencia no está en contra de la fe, ni la verdadera fe niega la ciencia, y sólo basta haber conocido a sacerdotes jesuitas de la talla científica del padre José Luis Alemán y del padre Julio Cicero, economista el primero y biólogo el segundo, ambos miembros distinguidos de la Academia de Ciencias de la Rep. Dominicana, para entender cómo hombres de profunda fe han sido hombres de profundos conocimientos científicos.

Pero una de las grandes discrepancias entre ciencia y fe está en el hecho de que el libro del Apocalipsis nos habla en los capítulos 6, 11, y 16 de un gran terremoto que destruirá la décima parte de la ciudad, porque aunque es normal que en un planeta de núcleo incandescente ocurran terremotos fruto de las corrientes termodinámicas convectivas interiores que mueven las 12 principales placas tectónicas de la corteza terrestre, no es correcto que la sismicidad sea erróneamente tomada por predicadores fanáticos como Harold Camping, el Maestro Wang, y los seguidores de Raphael Bendandi, para pronosticar un falso fin sísmico del mundo, porque no hay ningún terremoto que tenga capacidad para destruir todo el planeta.

Es lo mismo que ha ocurrido con algunos seguidores de los textos mayas quienes dicen que el 21 de diciembre de 2012 vendrá el fin del mundo con un gran terremoto, cuando en verdad ese día 21 de diciembre de 2012 sólo tendremos el fin de una falsa creencia inventada por quienes buscan en cualquier texto antiguo, o en cualquier cambio de fecha, una razón para pronosticar el fin de un mundo que ya tiene 4,567 millones de años, como ocurrió con el Y2K.

La lectura de la Biblia debe ayudar a comprender mejor el avance de la ciencia, y el avance de la ciencia debe ayudar a entender mejor los conceptos de una Biblia escrita hace miles de años, bajo criterios distintos a los actuales, por personas de culturas y conocimientos distintos a los actuales, y su gran valor está en que sigue siendo el libro más leído y más respetado, y donde quienes hacemos ciencias encontramos muchas respuestas a muchos conceptos que antes eran asumidos por simple fe, y donde quienes predican la fe están en el deber de auxiliarse de las ciencias para fortalecer la fe. La Biblia es un libro para iluminar, no para intimidar.

RESPUESTA DE UN LECTOR.

El 18/12/2011, a las 19:15, robert mendez <robertilitch@yahoo.es> escribió:

Distinguido Ing. Osiris de León, he leído su artículo (Biblia, Ciencia, Fe y Fin del Mundo) en el periódico digital El Día y me he atrevido a escribirle a su e-mail personal, ya que no tengo cuenta en el periódico para responderle por esa vía, esperando El Elyon le ilumine para discernir las siguientes líneas, basándome en 1ra Cor. 2:14.

1- ) Usted afirma en el 3er párrafo de su exposición que la Biblia no es un libro Apocalíptico.

R-) Si buscamos la etimología de la palabra “Apocalipsis” viene del griego Apokalupto y significa: Revelar, quitar la cubierta, descubrir, quitar el velo, venidero.

 

¿Sabía usted Ing. Osiris que con Jesús El Cristo, se cumplieron más de 70 profecías?

2- ) Usted afirma en el mismo 3er párrafo que son algunos fanáticos que han interpretado el Apocalipsis como el fin del mundo, para crear terror en los feligreses y tener control de ellos.

R-) Ing. De León, usted está en pleno derecho de creer en lo que usted quiera creer, pero por favor no tergiverse la palabra de Dios, a continuación le colocare varios textos de toda la Biblia que al igual que el apocalipsis refrendan que el mundo llegara a su final, (quiera usted o no, le guste o no le guste).

Mateo 24:3-31; Marcos13:26-27; Lucas 21:25-27; Isaías 24:1-4; (Isaías 60:19-20; Apocalipsis 21:23)  Apoc. 21:8; Apoc.1:1; Rom.1:19-22; 1raTes.4:16; 2da Tes.1:7-10; Hechos 17:30-31; Mateo 11:25; 2da Pedro 3:3-13; 2daPedro 3:16 (para reflexionar), Solo Cristo salva, arrepiéntase y acéptelo como su Señor y Salvador para que sean borrados sus pecados. Cualquier pregunta estamos para servirle. Su Biblia está llena de citas acerca de este tema Ing. Ábrala,léala, estúdiela y El Señor le iluminara.

Es increíble hasta donde llega la soberbia humana exponiendo datos que ni usted mismo lo cree, me refiero al dato de que la tierra tiene 4,567 millones de años, cuando los mismos métodos (carbono 14, potasio argón, radioactividad), tienen un enorme margen de error, mi Biblia dice que Jesús es quien creo el universo y quien lo sostiene Hebreos 1:1-3.

Cristo le ama, estas líneas le serán de testigo en el día del Señor, Amen.

RESPUESTA AL LECTOR.

Saludos amigo Robert.

Creo haber leído la Biblia más que muchos predicadores y fanáticos, desde El Génesis hasta el  Apocalipsis, pero no la leo por fanatismo, porque Mateo, Marcos, Lucas, Juan y Pablo no eran fanáticos, sino evangelistas que predicaban la palabra de Dios desde el punto de vista de la verdadera fe. Aprendamos de ellos.

Tengo tres Biblias distintas en mi casa y una Biblia oral en mi IPad, las que constantemente leo o escucho.

Creo haber servido a la iglesia católica más que muchos predicadores.

Durante muchos años fui clérigo en mi iglesia de Navarrete.

Estudié Geociencias en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.

En la universidad Católica tomé clases sobre Doctrina Social de la Iglesia.

En la universidad Católica tomé clases sobre la Iglesia en el Mundo de Hoy.

He dictado conferencias en todas las universidades católicas de la Rep. Dominicana.

He dictado conferencias sobre terremotos en la iglesia de los Mormones y he sido consultor para la construcción de muchas iglesias de los Mormones.

He sido invitado por la conferencia del Episcopado Dominicano para dictar una conferencia sobre medio ambiente frente a los obispos dominicanos, frente a los miembros de la pastoral universitaria y frente a los miembros de la pastoral Ecológica.

He sido invitado por la conferencia de iglesias protestantes (pastor Lorenzo Mota King) para dictar conferencias sobre terremotos y desastres.

He estudiado los orígenes del cristianismo y he visitado la residencia donde María, madre de Jesús, vivió sus últimos días en una montaña de Turquía, y he visitado los lugares de Capadocia donde se refugiaron los primeros cristianos que escribieron los primeros textos cristianos después de Cristo e hicieron las primeras pinturas cristianas.

Acabo de ser invitado a dictar una conferencia sobre terremotos en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, donde fui recibido y distinguido por el Consejo Universitario en pleno, incluyendo el Rector.

Mi padre fue pastor de la iglesia Metodista Libre y tengo cinco hermanos que son pastores evangélicos.

He estado en la iglesia catedral de Hagia Sofía, en Estambul, donde cristianos y musulmanes han sabido compartir los espacios, las creencias y la fe, y allí he analizado porqué esa iglesia no ha colapsado con los grandes terremotos que ha sufrido Turquía. Averigüe usted porqué?

He estado en iglesias budistas de China y he conversado con sacerdotes budistas sobre su fe y su visión del mundo. Busque también usted.

Creo haber hecho más servicios sociales a este país que muchos predicadores y fanáticos como usted.

Creo haber defendido a la iglesia más que muchos “predicadores” como usted.

Creo tener mejores relaciones con todas las iglesias dominicanas que las que tiene usted.

Creo ser respetado por todas las iglesias dominicanas, salvo usted que me irrespeta dentro de su fanatismo apocalíptico.

No sé si usted pueda exhibir las mismas credenciales que me autorizan para opinar sobre temas científicos y temas religiosos.

Escriba usted sus opiniones sobre el fin del mundo y esperemos las respuestas de las demás iglesias distintas a la suya.

Por eso hay tantas iglesias distintas, porque el fanatismo lleva a cada fanático a entender que solo él, y los que piensan igual que él, serán salvos, y que todos los demás serán condenados en el infierno.

Somos 7 mil millones de habitantes en el planeta y de ellos sólo 2 mil millones somos cristianos divididos en muchas religiones distintas que ven el fin del mundo de maneras muy distintas. Quiere eso decir que todos los demás serán condenados por los fanáticos como usted?

Usted me acusa de soberbio, pero el soberbio es quien no acepta las opiniones de científicos que buscamos un punto de entendimiento entre la ciencia y la fe. Eso se llama fanatismo obtuso.

Usted tiene pleno derecho a entender que el libro de la Biblia es apocalíptico, pero no tiene derecho a obligarme a aceptar el fanatismo apocalíptico sobre el fin del mundo. Eso es un disparate, y yo no voy a escribir disparates. Búsqueme un solo ejemplo que conduzca al Apocalipsis, tal y como usted lo entiende. El libro del Apocalipsis no dice en ninguna parte que el mundo se va a acabar. Esa es una interpretación absurda de los fanáticos que buscan sacar dinero a sus feligreses para salvarlos.

El pastor Harold Camping y el pastor Wang han pronosticado el fin del mundo en varias ocasiones y el mundo sigue ahí. Sólo los fanáticos que le siguen han vendido sus pertenencias para donar el dinero a esas iglesias porque el fin del mundo se acercaba en unos días, y no hubo tal fin del mundo, pero los pastores no devolvieron los dineros recibidos de sus feligreses.

Usted tiene derecho a dudar de los métodos de datación radiométrica que calculan la edad del planeta tierra en 4,567 millones de años, pero no tiene derecho a insultar a quienes hacemos ciencia en beneficio de la sociedad. Creo que usted no es experto en temas de Geociencias.

El líder de la iglesia Pare de Sufrir está siendo cuestionado por las autoridades fiscales de Brasil. Averigüe porqué, y averigüe como vive, porque vive igual a un príncipe árabe, cuando Jesús nunca vivió así. Ese predicador paró de sufrir porque ahora es billonario, mientras los tontos feligreses que entregan sus dineros siguen sufriendo enfermedades y pobreza extrema.

Busque la historia del pastor Jimmy Swagart y del pastor Brown y dígale a la gente que eso que ellos hicieron es servicio social de la iglesia o es tener fe en el enriquecimiento con el dinero de los tontos feligreses que esperaban salvarse del Apocalipsis.

Busque la historia de la inquisición establecida por la iglesia y dígame si se predicaba la salvación para salvar almas o para tener riquezas y poder absoluto.

Revise la venta de indulgencias medievales y dígame si eso era lo que Jesús predicaba.

Averigüe porqué el papa Clemente V, en contubernio con el rey Felipe el hermoso, hizo llevar a la hoguera a Jacques Demolay y a Los Templarios, y verá donde está el Apocalipsis de la Orden del Temple, porque las grandes deudas económicas contraídas por la iglesia con esa importante Orden Templaria le llevaron a destruirla para no tener que pagarle.

Averigüe porqué el papa Juan Pablo II tuvo que pedir disculpas públicas por los crímenes cometidos por la iglesia católica durante la inquisición y tener que pedir disculpas por la excomunión del científico Galileo, porque en la edad media la iglesia se negó a aceptar la verdad científica de Galileo de que la tierra era redonda y que no era el centro del universo, sino el sol; que la tierra giraba alrededor del sol y que no era el sol quien giraba alrededor de la tierra, y ese era un fanatismo religioso similar al que usted predica hoy al negarse a aceptar verdades geocientíficas que están demostradas y aceptadas.

Moisés, autor de cuatro de los libros del antiguo testamento, mató a un egipcio para defender a un hebreo, y después de eso Dios le entregó las tablas de piedra conteniendo los diez mandamientos para que las pusiera en el Arca de la Alianza. Aprendamos de eso.

Jesús usó el látigo para sacar a los mercaderes del templo. Aprendamos de eso.

Jesús nunca hizo colectas de dinero. Aprendamos de eso.

Averigüe en el evangelio de Mateo si no fue en el patio de la casa del sumo sacerdote Caifás donde se urdió la confabulación mentirosa para acusar a Jesús de blasfemar, llevarlo a juzgar ante Pilatos, preferir la libertad del ladrón Barrabás y no la de Jesús, y finalmente crucificar a Jesús en medio de dos ladrones para que la comunidad entendiera que se trataba de tres ladrones.

Es ese el cristianismo que usted predica con su Biblia, la de un sumo sacerdote como Caifás que mintió para que Jesús fuera crucificado como un vulgar ladrón?

El mundo de hoy está lleno de predicadores iguales a Caifás, que se inventan mentiras apocalípticas para mantener a los tontos con los ojos cerrados y sacarles dinero para salvarlos, y donde todos deben pagar un diezmo para salvarse del Apocalipsis.

Averigüe si fue Demetrio el que acusó a Pablo de ser un enemigo de la iglesia católica simplemente porque Pablo decía que Artemisa era una diosa pagana y Demetrio vivía de la venta de estatuillas de plata de la diosa Artemisa, en la ciudad de Efesos. Por eso Pablo tuvo que escribirle cartas a los Efesios. Lo sabía usted?

Los negocios de muchos predicadores y de muchas iglesias han construido un falso Apocalipsis para vivir de los tontos que creen en el fin del mundo, pero que si ellos pagan el diezmo exigido por el pastor se van a salvar.

Jesús nunca dijo que el mundo sería destruido. Aprendamos de eso; Jesús nunca exigió un diezmo, aprendamos de eso; y Jesús nunca condenó a los demás, como usted condena, aprendamos de eso.

Por: R. Osiris de León

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario