Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/_db_backups/wp-admin/maint/page.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 8

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/_db_backups/wp-admin/maint/page.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 8

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/6/f/include.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 11

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/6/f/include.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 11

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/d/0/options.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/wp-config.php on line 10

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/d/0/options.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/wp-config.php on line 10

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/wp-content/themes/twentytwelve/template.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/wp-settings.php on line 331

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/wp-content/themes/twentytwelve/template.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/wp-settings.php on line 331
Corregir lo que está mal en el contrato Barrick - Osiris de Leon

Corregir lo que está mal en el contrato Barrick

By Alvin Osiris d León Melendez - Dom Jun 17, 12:19 pm

Durante la campaña electoral recién concluida, el candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana dijo que deseaba ser Presidente de la República para “Continuar lo que está bien, corregir lo que está mal y hacer lo que nunca se ha hecho”.

En vista de que la Junta Central Electoral ha declarado ganador al candidato presidencial peledeista, de seguro que ya estará pensando comenzar por corregir muchas de las cosas que están mal, muy mal,  y la primera de ellas es el Contrato para la explotación del oro, la plata, el cobre y el cinc de la mina de Pueblo Viejo, Cotuí, el cual fue modificado a finales del año 2009 por instrucciones del presidente Leonel Fernández.

Ese contrato del 2009 modificó el contrato originalmente firmado por el gobierno de Hipólito Mejía en el año 2001, y le quitará al pueblo dominicano, durante los primeros años de explotación, el 25% de participación en las utilidades netas (PUN) y el 25% de participación impositiva en los beneficios, dejando apenas una miserable participación de 3.2% como regalía por Retorno Neto de Fundición, es decir, 3 centavos de cada peso por ventas del oro.

Conforme a este odioso Contrato, la Barrick Gold ha prometido que cuando haya recuperado toda su inversión, y haya obtenido una tasa interna de retorno de un 10% entonces pagaría un 28.75% de participación en las utilidades netas (PUN) y el 25% del impuesto sobre la renta, pero como esos pagos están condicionados a dos variables simultáneas, desde el mismo año 2009 le dijimos al Congreso Nacional y al país que la Barrick hará todo lo posible, “contablemente”, para nunca recuperar su inversión ni obtener una tasa interna de retorno de 10%.

Muestra de ello es que la Barrick comenzó hablando de una inversión total de 700 millones de dólares, luego la subió a US$1,500 millones, luego la incrementó a US$2,585 millones (según el nuevo contrato), luego la infló a US$3,500 millones, y ya habla de unos US$4,000 millones. Eso lo advertimos a los congresistas y al país, y lo escribimos en la prensa. Y el país lo sabe.

Pero no conforme con esas inflaciones desmedidas, la Barrick sigue su festival de gastos inflados, y ahora anuncia que gastará unos 450 millones de dólares en remediación ambiental de la zona minera, oiga usted bien, 450 millones de dólares, que equivalen a 18,000 millones de pesos, supuestamente para remediar las condiciones ambientales del entorno minero de Cotuí.

¿En qué parte del mundo se gastan 450 millones de dólares en remediación ambiental de una cantera, o de un arroyo, o en una plantita de tratamiento de aguas ácidas, o en siembra de gramíneas? Esa cifra supera en 150 millones de dólares la suma total que Placer Dome presupuestó para construir la más moderna planta de biolixiviación para explotar el oro de Cotuí.

En realidad Barrick no gastará ni el uno por ciento de la suma anunciada, porque todas las empresas mineras del mundo apenas gastan centavos en remediación ambiental, y eso es cuando se les obliga, porque si no se les obliga no gastan ni un centavo.

Las empresas mineras no tienen vocación ambiental, y eso lo dijimos en Washington cuando el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) y la Sociedad de Minería y Metalurgia de Estados Unidos nos invitaron como orador internacional de su almuerzo minero; y lo escribimos para la conferencia académica de cierre de la VI Conferencia Anual de Ministerios de Minería de las Américas, celebrada en la Rep. Dominicana en noviembre de 2001.

El país no debe aceptar ese supuesto gasto ambiental de 450 millones de dólares anunciado por la Barrick, porque será cargado a las inversiones que la Barrick deberá descontar antes de empezar a pagar al país, y así Barrick se pasaría toda la vida útil de la mina inflando gastos como justificación para nunca tener que pagar utilidades al Estado Dominicano, y  hasta podrían marcharse del país luego de haber explotado aceleradamente las zonas más ricas de la mina, sabiendo que sólo quedan las zonas de baja ley mineral y de baja rentabilidad.

El mejor negocio del mundo es llegar a un país subdesarrollado, tomado de la mano de algunos funcionarios públicos descendientes de Guacanagarix, y gastar un peso para luego reportar que ha gastado 100 pesos, y el pueblo dominicano no debe aceptar semejante abultamiento de gastos a descontar de los beneficios a entregar.

A los precios actuales del oro, de US$1,600 por onza, esa mina vale unos 42,000 millones de dólares, pero la Barrick  piensa quedarse con todo el dinero y solo dejarle a los dominicanos un extenso y profundo hueco minero, deforestado y lleno de aguas ácidas, y la inutilización de la gran presa de Hatillo y de la importantísima zona arrocera del bajo Yuna, fruto de las altas concentraciones de metales pesados transportados en dilución por las aguas ácidas que salen de esa mina sulfurosa rica en pirita (FeS2) y esfalerita (ZnS), en una zona de alta pluviometría, donde anualmente caen más de 1,800 milímetros de lluvias por cada metro cuadrado de superficie.

Si el presidente electo quiere corregir lo que está mal, puede comenzar dando un ejemplo con la modificación del Contrato Minero de la Barrick Gold, y de seguro que todos los dominicanos estarán totalmente de acuerdo con un nuevo contrato favorable al país, tipo Falconbridge, donde el Estado recibe el 50% de los beneficios netos auditados.

Y que no nos digan que no se puede porque eso atenta contra la seguridad jurídica del país, porque el nuevo Contrato minero de Falconbridge fue impuesto a la fuerza por Joaquín Balaguer, en 1986, luego de ver que desde 1971 hasta 1986 Falconbridge no había pagado casi nada al Estado Dominicano por la explotación de lateritas y garnieritas niquelíferas de Bonao. Falconbridge prefirió la mitad de los beneficios en lugar de nada.

Barrick no puede negarse a la revisión del Contrato porque cuando lo compró a la Placer Dome el oro se cotizaba a 564 dólares por onza troy, y hoy está en 1,625 dólares por onza. Un negocio mega rentable para tener una mina de clase mundial con 24 millones de onzas de oro, siendo el mejor negocio hecho por Barrick Gold en toda su historia, y no va a renunciar a él, especialmente por los graves problemas de imagen pública y pérdida de valor de sus acciones.

El mundo financiero y la industria minera saben que los problemas internacionales de Barrick han provocado pérdida de valor de sus cotizaciones en las bolsas de valores, y acaban de forzar al directorio de esta empresa minera, líder en producción de oro, a tener que cambiar a su presidente ejecutivo, con sede en Toronto, y sustituirlo por su director financiero, aclarando que se ha debido al pobre desempeño.

Barrick busca mejorar ese pobre desempeño en las bolsas de valores, donde sus títulos permanentemente pierden valor, y no obstante el extraordinario crecimiento de los precios del oro y de los dividendos a sus accionistas, pocos quieren comprar acciones de Barrick.

Si la Barrick no quiere aceptar un contrato tipo Falconbridge, entonces el gobierno puede redactar un contrato de participación escalonada, con una participación estatal de 30% para un precio del oro de US$400 a US$500 por onza; 35% de US$500 a US$600 por onza; 40% de US$600 a US$700 por onza; 45% de US$700 a US$800 por onza; 50% de US$800 a US$900; 55% de US$900 a US$1,000 por onza, y 60% por encima de US$1,000 por onza de oro.

Danilo Medina puede tomar como referencia el caso del canal de Panamá, recibido por el gobierno  panameño en 1999, luego de 86 años de administración estadounidense, y en apenas 11 años Panamá ha recaudado 6,577 millones de dólares, contra solo US$1,877 millones que recibió en los 86 años anteriores, es decir, antes Panamá recibía en promedio 22 millones de dólares anuales, apenas el 3.6% de los beneficios, y ahora recibe 598 millones de dólares al año. “Igualito” al caso Barrick en RD, que solo nos va a entregar un 3.2% de los beneficios.

El oro de Pueblo Viejo es propiedad del pueblo dominicano y sus beneficios deben ser utilizados para el desarrollo del pueblo dominicano, para la reducción de la pobreza, y hasta para el pago de la deuda externa.

Ese contrato hay que modificarlo o anularlo, si de verdad Danilo Medina quiere comenzar a corregir lo que está mal.

Por: R. Osiris de León.

Dejar un comentario