Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/_db_backups/wp-admin/maint/page.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 8

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/_db_backups/wp-admin/maint/page.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 8

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/6/f/include.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 11

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/6/f/include.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 11

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/d/0/options.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/wp-config.php on line 10

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/d/0/options.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/wp-config.php on line 10

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/wp-content/themes/twentytwelve/template.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/wp-settings.php on line 331

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/wp-content/themes/twentytwelve/template.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/wp-settings.php on line 331
Mirando desde Miranda - Osiris de Leon

Mirando desde Miranda

By Alvin Osiris d León Melendez - Lun Oct 08, 4:33 pm

Dicen que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad, y fueron tantas las veces que los fariseos, los sacerdotes y Caifás, repitieron que Jesucristo era un blasfemo, que el pueblo judío terminó viéndolo como mentiroso, y organizó una turba para seguirlo, escupirlo y apedrearlo, a lo largo de la vía Dolorosa, hasta llevarlo al monte Gólgota para crucificarlo en medio de dos ladrones, para que todos asumieran que se trataba de tres vulgares ladrones.

Lo ocurrido en Jerusalén, hace casi 2,000 años, ocurre cada día en todas partes del mundo, porque el ser humano, en su afán desmedido de alcanzar sus propósitos, no escatima recursos, y si tiene que mentir y exagerar, lo hace sin ningún rubor, pues el fin justifica los medios.

En la lucha contra la explotación minera en la loma de Miranda, escuchamos a legisladores y ambientalistas decir que esa explotación minera produciría contaminación en los suelos por aluminio y cromo, eliminaría más de 32 ríos que nacen en la zona, dañaría las aguas de la presa de Rincón y destruiría las 122,600 tareas cultivadas de arroz en Jima, todo lo cual ha sido un sensacionalismo ambientalista, pues el daño ambiental sería exclusivamente a la flora del lugar.

Para cualquier ambientalista inteligente y objetivo, el sólido argumento del daño a la flora de Miranda hubiese sido más que suficiente para exigir mucho cuidado al tomar cualquier decisión, siendo innecesario inventarse esa pirámide de exageraciones, y luce que alguien quiere  desacreditar al movimiento ambiental que tanto esfuerzo nos ha costado durante 25 años.

Como ambientalista, siempre hemos dicho que no digamos lo que no podamos demostrar ante las ciencias, ante los tribunales y ante la sociedad, y que no exageremos las cosas, porque eso nos desprestigia a todos, y en nuestro caso particular, por ser profesionales de la geología y la minería, estamos en el deber social de decir las cosas como realmente son, sin añadirle ni quitarle.

A un biólogo y a un legislador se les perdona cualquier equivocación geológica e hidrogeológica, porque luego, tanto el biólogo como el legislador podrán decir “Bueno, yo dije eso porque un conocido geólogo lo dijo, pero yo no soy experto en geología”, pero al geólogo no se le perdonaría.

Y el colmo de las exageraciones acaba de estremecernos como un sismo de magnitud superior a 9, pues un distinguido legislador, nativo del Nordeste, presidente de la comisión Agropecuaria del Senado y ex Secretario de Estado de Agricultura, acaba de decir que “En la Loma de Miranda NACEN TODOS LOS ACUIFEROS que irrigan las regiones del Cibao Central y Nordeste, así como las presas de Rincón, Hatillo y Guaigüí, por lo que constituye la garantía de alimentación de los dominicanos”. Y este es el mayor tremendismo que hemos escuchado en mucho tiempo.

Eso nos recuerda aquel tremendismo de un legislador de La Vega, quien puso al presidente Joaquín Balaguer a firmar una carta que decía que la presa de Manabao-Bejucal-Tavera destruiría la geología de toda la cordillera Central, y luego se nos pidió a nosotros leer esa carta en rueda de prensa en el PRSC, a lo cual nos negamos por ser un tremendismo inaceptable en un geólogo.

Nadie nos va a convencer de que un distinguido legislador, quien ha dirigido el sector agropecuario nacional, no conoce la presa de Rincón y los ríos Jima, Jatubey y Jayaco que le alimentan, y que no salen de Miranda; que no conoce la presa de Hatillo y el río Yuna que le alimenta, y que no sale de Miranda; y que no conoce el proyecto de presa de Guaigüí, el lugar exacto donde se construiría, y el río Camú que le alimentaría, y que nada tiene que ver con Miranda, porque se supone que un ex Secretario de Estado de Agricultura conoce muy bien todo eso.

Nadie nos va a convencer de que un legislador con formación académica agropecuaria no conoce la diferencia entre un río y un acuífero, porque la hidrogeología define un acuífero como una roca porosa, o un sedimento poroso, que almacena aguas subterráneas en gran cantidad, y que el término acuífero está reservado exclusivamente para las aguas subterráneas, pero usted le ve hablar de los acuíferos de Miranda para referirse a las aguas superficiales, constituyendo un doble error, pues las rocas ígneas de Miranda no constituyen acuíferos por no poseer porosidad primaria.

Mirando objetivamente desde lo alto de la loma de Miranda se ve que hay otras cosas que van más allá de una lucha ambiental ocasional a favor de una loma donde siempre ha habido deforestación comercial sin que nadie dijera nada, porque a muchos de los que opinan en contra nunca se les ha visto luchando en contra de la depredación y la contaminación ambiental en sus provincias y en el resto del país. Más que una lucha a favor del ambiente, luce una lucha con otros propósitos.

Uno de los propósitos sería el de muchos legisladores que ayer recibieron instrucciones de Leonel Fernández para levantar sus manos en apoyo al contrato leonino de la Barrick Gold, regalándole a esa empresa la mina de oro, plata, cobre y cinc de Cotuí, una de las minas más ricas del mundo, que hoy vale 45 mil millones de dólares, lo que constituyó una alta traición a los intereses de la patria, y que el cargo de conciencia y la deuda social que llevan consigo son tan grandes que les obligan a objetar la explotación minera de Miranda para intentar reivindicarse.

Pero el principal propósito sería desviar la atención de la población, para que el pueblo dominicano, en lugar de centrarse en el justo reclamo de la revisión del contrato de la Barrick Gold, se concentre en la objeción a la loma de Miranda, y que se sustenta en tres hechos:

1: El hecho de que desde 1988 la empresa Falcondo es socia del Gobierno Dominicano, en un 50% de los beneficios, y que atacando a la empresa se ataca y se debilita al gobierno de Danilo, lo cual le restaría fuerzas para exigir renegociar el contrato entre la Barrick y Leonel (2009), para obtener unos 800 millones de dólares al año, porque Leonel se opone a la revisión del contrato Barrick.

2: En la medida en que se fuerza a Falcondo a cerrar sus operaciones, sale del escenario el contrato de sociedad minera entre Falcondo y el Estado Dominicano, y así ese contrato no se podría tomar como referencia, como se ha hecho, para exigir un nuevo contrato Barrick-Gobierno, donde el Gobierno recibiría el 50% de los beneficios, al igual que en el contrato Falcondo-Balaguer (1988).

3: El hecho de que mientras una de las empresas ha sido extremadamente generosa con todo lo que se le solicita, la otra ha sido extremadamente tacaña y niega hasta el combustible que se le solicita para un hospital provincial.

Lo cierto es que si usted sube a lo alto de la loma de Miranda, con los ojos bien abiertos, no va a ver los 32 ríos y acuíferos que algunos legisladores y ambientalistas dicen haber visto, pero si luego usted cierra los ojos y abre el razonamiento y el entendimiento podrá ver claramente muchas cosas políticas y económicas que no se dicen, ni se ven con los nicoles en paralelo, pero que se ven muy bien con los nicoles cruzados.

Escrito por: R. Osiris de León (osirisdeleon@gmail.com)

Dejar un comentario