Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/_db_backups/wp-admin/maint/page.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 8

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/_db_backups/wp-admin/maint/page.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 8

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/6/f/include.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 11

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/6/f/include.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 11

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/d/0/options.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/wp-config.php on line 10

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/d/0/options.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/wp-config.php on line 10

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/wp-content/themes/twentytwelve/template.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/wp-settings.php on line 331

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/wp-content/themes/twentytwelve/template.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/wp-settings.php on line 331
Carta Cámara Diputados octubre 2009 - Osiris de Leon

Carta Cámara Diputados octubre 2009

By Alvin Osiris d León Melendez - Dom Feb 24, 4:49 am

Sr.

Dip. Ramón Cabrera

Presidente Comisión Especial

Para el Contrato Especial de Arrendamiento

De los Derechos Mineros de la Mina de Oro de Pueblo Viejo

Cámara de Diputados

Ciudad.

 

Distinguido Diputado Cabrera:

En atención a la solicitud de esa Comisión Especial para que emitamos una opinión en relación al nuevo Contrato Especial de Arrendamiento de los Derechos Mineros de la Mina de Oro, Plata, Cobre y Cinc de Pueblo Viejo, Cotuí, anteriormente denominada Rosario Dominicana, contrato que ha sido suscrito entre el Estado Dominicano y la empresa minera Barrick Gold, manifestámosle lo siguiente.

En el mes de abril del año 2002, el Gobierno dominicano suscribió un contrato de arrendamiento, por 25 años, prorrogables hasta 75 años, de los derechos mineros de la mina de oro, plata, cobre y cinc, de Pueblo Viejo, Cotuí, con la empresa canadiense Placer Dome, el cual fue ratificado por el Congreso Nacional en el mes de agosto del mismo año 2002.

Dicho contrato establecía en su artículo 8 que Placer Dome pagaría al Estado Dominicano una regalía o Retorno Neto de Fundición (RNF) de apenas 3.2% de los cobros netos resultantes del precio bruto de venta menos los costos de producción; pagaría un impuesto de Participación de Utilidades Netas (PUN) variable entre 5% y 25% dependiente del precio de venta del oro menos un costo de producción de 275 dólares por onza (a mayor precio del oro mayor participación estatal) y finalmente pagaría sus obligaciones impositivas conforme al Código Tributario Dominicano.

Posteriormente, en el mes de enero del año 2006, la empresa minera canadiense Barrick Gold pagó 10,400 millones de dólares por el 81% de las acciones de la Placer Dome, compra que incluía los intereses de Placer Dome en las minas de cobre de Zaldívar, en el desierto de Atacama de Chile, y las minas de oro y plata de La Coipa y Pueblo Viejo, la primera en Chile y la segunda en la República Dominicana. Hoy Barrick Gold posee el 60% de Pueblo Viejo y la canadiense Goldcorp el restante 40%.

Conforme a los datos publicados por Barrick Gold, las reservas probadas de los metales presentes en la mina de Pueblo Viejo son del orden de 20 millones de onzas troy de oro, 117 millones de onzas de plata y 424 millones de libras de cobre, que a los precios actuales representan valores in situ del orden de los 24,000 millones de dólares, lo que convierte a la mina de Pueblo Viejo, Cotuí, en una de las minas más importantes del mundo.

Cuando fue firmado el contrato original el precio del oro estaba en los 300 dólares la onza troy, y la participación del Estado en las Utilidades Netas (PUN) se estimaba en 7.5%=5% + ((300-275)/10))%, pero a partir de ese momento el precio ha ido indeteniblemente en ascenso y hoy supera los 1,000 dólares por onza, lo que implicaría una participación del Estado en las Utilidades Netas (PUN) de 25%, pues aunque el porcentaje real sería de 77.5%=5% + ((1000-275)/10))%, el contrato establecía un tope de 25%, lo que indica que a partir de un precio de venta del oro de 475 dólares por onza la participación del Estado en las Utilidades Netas (PUN) se mantenía fija en 25% y los restantes beneficios serían para la minera.

La negativa a entregar ese 25% de participación del Estado en las Utilidades Netas (PUN) ha motivado a la Barrick Gold a solicitar al Estado Dominicano a una renegociación del contrato original firmado con Placer Dome, a fin de que la participación estatal en las Utilidades Netas (PUN) sea cero (0%) mientras no se haya obtenido una tasa interna de retorno (TIR) de un 10% y hasta haber recuperado los US$2,585 millones invertidos para desarrollar el proyecto, y a partir de ahí un 28.75%. Este contrato firmado por el Estado elimina el 25% de participación del Estado en las Utilidades Netas (PUN) desde el mismo inicio de la operación, porque es muy difícil que los precios del oro se mantengan siempre por encima de los mil dólares la onza troy, lo que significa que el período de recuperación de la inversión será mayor al estimado por Barrick y ante cualquier futuro reclamo del Estado Dominicano, la Barrick se remitirá al contenido textual del contrato.

Es importante destacar que en la negociación original del año 2002, al igual que en el nuevo contrato de 2009, se autorizó a la empresa a extraer primero el mineral más rico, dejando de lado el mineral pobre, sabiendo ellos que ese tipo de minado es incorrecto fruto de que si se explota el mineral rico (5.0 gr Au/Ton) en la etapa de precios altos, se corre el riesgo de que en la etapa de precios bajos el mineral de baja ley (1.0 gr Au/Ton) no sea rentable y entonces la empresa decida cerrar sus operaciones y marcharse del país habiendo minado ya la parte rica del depósito mineral, habiendo recuperado su inversión con una tasa interna de retorno superior al 10%, y dejando al país una extensa zona explotada con sulfuros expuestos al aire libre, lo que ha de generar altas cargas de aguas ácidas cargadas de metales pesados que han de seguir contaminando la zona.

En este nuevo contrato se dejan de lado muchas responsabilidades ambientales de las nuevas operaciones mineras, no obstante saber que hay una severa contaminación minera de las aguas del arroyo Margajita y del arroyo Hondo, aguas que drenan desde la mina hacia la presa de Hatillo con un pH ácido de 1.8 (igual al ácido de batería), con una concentración de hierro de 2,250 miligramos por litro, y con una conductividad eléctrica de 4,600 micro siemens por centímetro, fruto de la altísima concentración de metales pesados en dilución, lo que ya ha contaminado con cadmio (0.26 mg/kg) el pez conocido como carpa común (Cyprinus carpio) el cual no debe ser consumido por la población de Cotuí si es pescado en la presa de Hatillo.

Es un grave error del Estado Dominicano asumir, tanto en el contrato del año 2002 como en el contrato actual, el pasivo ambiental histórico externo a la mina, ya que los gobiernos no invierten un centavo en remediaciones ambientales, y muestra de ello es que hasta ahora no se ha hecho nada más que estudios ambientales financiados con fondos donados por la Unión Europea, a través del programa Sysmin.

En el nuevo contrato, Barrick Gold asume el 50% del pasivo ambiental, pero hasta un tope de 37.5 millones de dólares, sin especificar cómo va a gastar ese dinero, cuando lo correcto hubiese sido establecer que ese dinero sería utilizado para la construcción de una presa de aguas ácidas, aguas abajo de la confluencia del arroyo Hondo y el arroyo Margajita, y una planta de tratamiento para las aguas ácidas.

El nuevo contrato firmado con la Barrick establece que el Fondo de Garantía para eventuales trabajos de Remediación Ambiental en el período de cierre y post cierre de la mina, se nutrirá de las deducciones realizadas anualmente por la empresa a los pagos del impuesto sobre la renta y/o de la participación del Estado en las Utilidades Netas (PUN), lo que indica que el Estado asumirá gran parte de los costos de la Remediación Ambiental de una mina donde antes se minaban diariamente 10,000 toneladas métricas de mineral oxidado poco contaminante, y ahora se han de minar selectivamente 24,000 toneladas métricas de minerales sulfurosos muy contaminantes (pirita y esfalerita), cuando lo correcto sería que toda la responsabilidad ambiental a partir del momento de la nueva explotación recaiga exclusivamente sobre la empresa minera beneficiaria.

Es importante recordar que en el año 2002 el sector ambiental nacional decidió no objetar las explotaciones mineras en la Rosario Dominicana siempre y cuando se dieran absolutas garantías escritas de que la prioridad en la explotación minera sería el control ambiental en las cuencas de Mejita y Margajita, y siempre que la prioridad en el uso de los beneficios económicos generados fuese el control de la polución ambiental, interna y externa a la mina, pero el contrato minero deja de lado las responsabilidades ambientales de la Barrick Gold, y esto ha generado un profundo malestar regional en toda la provincia de Sánchez Ramírez, en todos los legisladores de la provincia, en la Cámara de Comercio y Producción de Cotuí, en la Universidad ITECO, en la prensa local y en las organizaciones populares de allí.

Somos partidarios de que el Estado Dominicana suscriba un contrato especial de arrendamiento con la Barrick Gold, a fin de explotar el oro, la plata, el cobre y el cinc de Pueblo Viejo, pero debe ser un contrato similar al contrato de la Falconbridge, donde el Estado Dominicano recibe anualmente un 50% de los beneficios netos de las operaciones mineras, y lo recibe de hecho, no de palabras, porque ese 50% de beneficios de que habla la Barrick Gold es futurista, y si el contrato se aprueba tal y como ha sido redactado, el Estado Dominicano tendrá que conformarse con recibir apenas el 3.2 del Retorno Neto de Fundición (RNF).

Ese contrato contiene textos muy confusos que en el futuro generarán múltiples conflictos económicos, legales, sociales y políticos, cuando lo correcto hubiese sido redactar y firmar un contrato sencillo y claro, entendible para el ciudadano común, beneficioso para la provincia de Sánchez Ramírez, beneficioso para el medio ambiente regional y para la presa de Hatillo, beneficioso para el Estado Dominicano y beneficioso para la empresa minera Barrick Gold.

Lo ideal sería redactar un nuevo contrato, bien claro y sin términos difusos, que sea conveniente para la economía y para el medio ambiente, donde todos y cada uno de los compromisos ambientales de la operación minera sean puestos por escrito.

Al agradecer toda la amabilidad de vuestra atención y seguro de que ustedes han de velar por los mejores intereses de la nación dominicana y por la preservación de los recursos naturales y el medio ambiente de la región nordeste del país, le saluda,

Muy atentamente,

 

Rafael Osiris de León

Ingeniero geólogo y de Minas

Coordinador

Comisión Ciencias Naturales y Medio Ambiente

Academia de Ciencias de la República Dominicana.

Documento Completo

Dejar un comentario