Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/_db_backups/wp-admin/maint/page.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 8

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/_db_backups/wp-admin/maint/page.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 8

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/6/f/include.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 11

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/6/f/include.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/index.php on line 11

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/d/0/options.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/wp-config.php on line 10

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/.f52436599724f28d58c82f0df885cd7e/d/0/options.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/wp-config.php on line 10

Warning: include(/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/wp-content/themes/twentytwelve/template.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/content/18/7275018/html/wp-settings.php on line 331

Warning: include() [function.include]: Failed opening '/var/chroot/home/content/o/d/e/odeleon/html/wp-content/themes/twentytwelve/template.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/php5/lib/php') in /home/content/18/7275018/html/wp-settings.php on line 331
¿De dónde vino el agua? - Osiris de Leon

¿De dónde vino el agua?

By Osiris de León - Mar Dic 03, 12:20 am

Por ser el recurso natural más importante que existe sobre el planeta Tierra, constituyendo el 70% de nuestro volumen corporal, la gente se pregunta: ¿De dónde vino el agua? Y cada cual daría una respuesta distinta, conforme a sus conocimientos y a su filosofía.

Ante esta pregunta, algunos astrónomos y geólogos planetarios usualmente responden que el agua llegó desde el espacio exterior en asteroides y meteoritos que impactaron la Tierra desde hace 4,500 millones de años; y usted preguntaría: ¿porqué el agua contenida en los meteoritos no se evaporó al entrar a la atmósfera terrestre, si la temperatura de fricción de entrada suave puede alcanzar 1,400°C, y la temperatura de entrada violenta puede llegar a 15,000°C?

Y luego usted haría otra pregunta: ¿Si el agua vino en asteroides y meteoritos, cómo lograron las moléculas de agua su multiplicación, si las moléculas de agua no se multiplican por sí solas?

Y la tercera pregunta sería la siguiente: ¿Si los asteroides y meteoritos transportan agua, entonces porqué no hay agua en Marte, ni en la Luna, si ambos cuerpos del sistema solar también recibieron millones de impactos de asteroides y meteoritos?

Si le preguntase a un meteorólogo le respondería que el agua viene de las lluvias, pero el hidrólogo aclararía que las lluvias no existirían si no existiesen los mares y la radiación solar que evapora el agua, se condensa en la troposfera y luego precipita completando el ciclo hidrológico. Pero, ¿cómo se hizo el mar?
Si usted hiciere esa pregunta a un cristiano ortodoxo, le diría que la Biblia dice en el Génesis que Dios apartó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión, llamando cielos a la parte sobre la expansión, y mares a la reunión de las aguas debajo de la expansión.

Pero la realidad geocientífica es que el agua tuvo su origen en las erupciones volcánicas propias de un planeta de núcleo activo, donde el magma incandescente, con temperaturas de 6,000°C, y muy altas presiones internas, produce reacciones entre átomos que forman diferentes moléculas que se transforman en minerales y en gases que salen hasta la superficie del planeta, formando las rocas y minerales de la corteza terrestre y los gases de nuestra atmósfera.

Las erupciones volcánicas producen mayormente vapor de agua (H2O), dióxido de carbono (CO2) y dióxido de azufre (SO2), y en menor cantidad producen monóxido de carbono (CO), hidrógeno (H2), sulfuro de hidrógeno (H2S), cloruro de hidrógeno (HCI), fluoruro de hidrógeno (HF), bromuro de hidrógeno (HBr), metano (CH4), sulfuro de carbono (CS) y disulfuro de carbono (CS2), lo que indica que los átomos de hidrógeno y de oxígeno que dieron origen a las moléculas de agua de nuestro planeta provinieron de millones de erupciones volcánicas ocurridas durante los pasados 4,500 millones de años, gracias a que nuestro planeta se mantiene internamente incandescente. Y viene una última pregunta: ¿pero si la condensación del vapor de agua es dulce, porqué el agua de mar es tan salada?, pues porque originalmente el mar sólo contenía agua dulce, con pequeñísimas cantidades de sales minerales, pero la constante evaporación a lo largo de esos 4,500 millones de años concentró en el mar las sales de sodio (NaCl) y de potasio (KCl), ya que los minerales no se evaporan, y así cada día el mar se torna más y más salado.

Si Marte y la Luna mantuviesen núcleos incandescentes, como originalmente fue, entonces sus erupciones volcánicas producirían gases que formarían una atmósfera cargada de vapor de agua, como originalmente fue.

Fuente: El Caribe

Dejar un comentario